En nuestra empresa especializada en la venta de azulejos en Madrid siempre recomendamos a los clientes que deciden reformar su baño o cocina, que compren azulejos de repuesto para poder solucionar el inconveniente tan habitual de que se caiga o se rompa un azulejo, un problema que tiene fácil solución, como vamos a explicar a continuación, pero que siempre requiere disponer de una pieza nueva para ello.

En Saneamientos Chaparro consideramos que no hace falta ser un profesional de la albañilería para poder colocar un nuevo azulejo en el hueco dejado por el viejo, ya sea porque se ha caído o porque se ha roto debido a un golpe o cualquier otra incidencia.

Lo primero siempre es protegerse los ojos con unas gafas de obra especiales y las manos con unos guantes, para después proceder a quitar la pieza dañada en el caso de que esté rota, pero no desprendida por completo. Se puede realizar esta maniobra con un martillo y un cincel, pero siempre teniendo cuidado de no dañar las piezas de alrededor.

Con el hueco libre, el siguiente paso es aplicar adhesivo de montaje en la parte de atrás de la pieza comprada en la tienda de venta de azulejos en Madrid y colocarla en el hueco liberado, presionando ligeramente y moviendo para que el adhesivo pierda un poco de aire y se asiente. Esperar a que el adhesivo de contacto haga su trabajo, respetando los tiempos de secado es lo siguiente, para acabar la tarea rellenando las juntas con una masilla especial que cubre el hueco entre azulejos y eliminando el producto sobrante con el dedo.