En los más de 20 años que llevamos dedicándonos a la venta de azulejos en Madrid es posible que no haya transcurrido una semana en la que alguno de nuestros clientes nos haya preguntado sobre los mejores productos para la limpieza de los baldosines. Una preocupación muy comprensible pues habitualmente los azulejos se colocan en lugares como cocinas o baños en los que la suciedad, los gérmenes y las bacterias suelen ser más abundantes. Ocurre también que, si al terminar la limpieza los azulejos no quedan especialmente brillantes, puede dar la impresión de que no se ha limpiado a fondo.

Desde nuestra experiencia en la venta de azulejos en Madrid sabemos que cuando hay que limpiar un baño, o cualquier otro lugar con las paredes cubiertas de azulejos, es muy útil llevar un cepillo de dientes. Mojándolo en una mezcla de agua y lejía podemos frotar las juntas de esos azulejos y dejarlas bien limpias y desinfectadas.

Uno de los mejores productos para la limpieza de las paredes alicatadas es añadir un vaso de vinagre blanco en un barreño de agua caliente. Con esa agua se aplica sobre la pared y, y este uno de nuestros secretos, se frota bien utilizando para ello papel de periódico. Ya sólo queda pasar con decisión un paño de algodón para que la pared brille como si fuera un espejo.

Tenemos asociados determinados olores a la sensación de limpieza. Uno de ellos es el del limón. Por eso, si antes de abrillantar con el paño, frotas la pared con un limón abierto por la mitad, el aroma que desprenderá causará una sensación muy agradable. Son algunos de los trucos que conocemos en Saneamientos Chaparro para dejar los azulejos como nuevos.